miércoles, 30 de mayo de 2007

Neil Young – Live At Massey Hall 1971

Neil Young - Live at Massey Hall 1971

Artista: Neil Young

Album: Live At Massey Hall 1971

Año: 2007

Nota: 9/10

Cuando se revuelven los viejos archivos de respetados artistas y una antigua grabación emerge como un álbum oficial, décadas después, ya sea en la forma de una serie de Bootlegs, conciertos, antologías o versiones alternativas, existen algunas preguntas que la gente se hace. Estas preguntas son válidas para cada uno de los discos lanzados en los últimos años de The Vétales, Bob Dylan, Bruce Springsteen, Led Zeppelín o Neil Young.

Las preguntas son:
1) ¿Es una movida comercial o estamos en presencia de algo que realmente vale la pena?
2) ¿El revuelo entorno al disco se sustenta en la desesperación de los fans para conseguir algo más de sus artistas favoritos en sus mejores años o es verdaderamente un gran disco que puede atraer qa los amantes de la música?
3) ¿Las buenas reseñas de los críticos están basadas en la nostalgia por los “viejos tiempos” cuando los artistas hacían “música verdadera” o el álbum es una obra de arte por sí sola?

“Live At Massey Hal 1971” de Neil Young es un interesante disco para analizar, teniendo estas preguntas en mente. En primer lugar, es un concierto completo y no una colección de canciones grabadas en vivo, lo que sumado al hecho de que es acústico lo transforma en una sola identidad y no un producto comercial (si Neil Young y la compañía discográfica hacen dinero con él, ese es otro cuento).

Cuando empecé a escuchar el disco inmediatamente pensé en cuanto me desagradó su “Unplugged” en MTV. Sin embargo, me di cuenta que estaba frente a algo muy diferente. Mientras la mayoría de los fans de Neil Young disfrutaron el show de MTV, a mí me pareció que le faltaba alma y energía. El tipo sonaba falto de inspiración y algunas canciones tenían horribles arreglos.

Este disco de 1971 es todo lo contrario. Interpretado directo desde el corazón, muchas de las canciones no sólo están llevadas a sus formas más simples y puras, sino que son tocadas con elegancia, belleza y sentimiento. “Old Man” es un perfecto ejemplo de aquello. En ese tiempo era una canción inédita, uno puede escuchar algunas variaciones en los arpegios y las melodías vocales y eso es de lo que se trata este disco: escuchar algunas de las mejores canciones de los primeros años de la carrera de Neil Young en hermosas versiones acústicas con interesantes variaciones que hacen de Live At Massey Hall 1971 un importante complemento de su catálogo de estudio. Además uno recibe el bonus de dos canciones que nunca han sido grabadas en discos oficiales.

Entre las canciones más populares que aparecen se cuentan: “Cowgirl in the Sand”, “Down By the River”, “Herat of Gold”, “Helpless” y “The Needle and the Damage Done”.

Personalmente creo que la mayor parte de quienes disfrutan de la onda singer/songwriter van a disfrutar el álbum. Incluso los más jóvenes que no están familiarizados con el trabajo de Neil Young. Este disco que circuló en forma pirata por décadas, supuestamente iba a ser lanzado oficialmente en 1971, y luego, en 1972 enrtre discos de estudio.

Por lo tanto, las respuestas a esas 3 preguntas formuladas más arriba van directamente en la dirección del mérito artístico. El disco merece todo el revuelo que ha generado.