lunes, 21 de mayo de 2007

1001 Discos Que Hay Que Escuchar Antes de Morir



El título del libro revela la propia intención del disco. Categorizado por décadas y con comentarios y fotos de cada álbum, aparece como una muy interesante guía musical escrita por 90 críticos.

Gracias a que mi cuñado es otro melómano, he podido tener un ejemplar en castellano de este libro en mis manos varias veces, y le he dedicado varias horas de lectura. De su título y contenido se puede decir que más que una lista de los mejores 1001 discos de la historia, esta obra busca reseñar los álbumes que, a juicio del autor, representan de mejor forma la música de las últimas 6 décadas. Están listados los “clásicos” que aparecen en la mayoría de las listas de críticos y revistas como “Revolver”, “Ziggy Satrdust and the Spiders From Mars” o “Dark Side of the Moon”, sin embargo, también aparecen otros de artistas populares, pero no tan respetados como Justin Timberlake, Mariah Carey o Britney Spears.

Asumiendo que sólo tengo unos 400 de la lista, que he escuchado en forma completa otros 150 y tengo referencias de otros 250 o 300, voy a hacer algunos comentarios referidos al grueso de la lista que consta de “clásicos” y “mejores discos”.

Tendencias:
Si bien, artistas populares como Bob Dylan, The Beatles o David Bowie aparecen con varios trabajos, también aparecen bandas brillantes y no tan conocidas como Super Furry Animals, Screaming Trees o Sigur Ros.

En cuanto a procedencia, existe un adecuado equilibrio entre EEUU e Inglaterra con inclusión de artistas canadienses, islandeses, brasileños, alguna excepción africana e hindú, pero están subrepresentados los artistas de origen euro-latino (franceses, italianos, españoles) y latino-americanos.

En cuanto a estilos, la lista recorre géneros tan disímiles como: blues, pop, rock, metal, indie, bossa nova, post-rock, rap, electrónica y jazz.

Respecto del tiempo, los álbumes de las décadas del 50 al 90 están mejor seleccionados, que los de la década en curso. Al parecer, el deseo de incluir lo nuevo puso algunos discos de dudosa calidad en la lista, sin embargo, se rescata que aparezcan mencionados Arcade Fire, The White Stripes o el “Smile” de Brian Wilson.

Diferencias de Criterio:
Existen algunas selecciones que no se entienden.
1) Nina Simone: Wild is the Wind en vez de “Jazz As Placed in an Exclusive Side Street Club”.
2) Super Furry Animals: incluye su debut “Fuzzy Logic” y “Rings Around the World” omitiendo “Radiator”, el cual, a mi juicio, es su mejor álbum.
3) King Crimson: de esta banda de rock progresivo, si bien aparecen 2 discos, es debatible que “Lark’s Tongues in Aspic” sea más relevante que “Red”.


Omisiones:
Existen algunas imperdonables omisiones:
1) Neutral Milk Hotel – “In the Aeroplane Over the Sea”.
2) Songs: Ohia – “Lioness” o “Magnolia Electric Co”.
3) John Coltrane: solo aparece “A Love Supreme”, pudiendo haber incluido “Blue Train” o “Giant Steps”. Un solo álbum para uno de los más grandes jazzistas de todos los tiempos es muy poco.
4) The Shins: ya que se incluye esta década, es imperdonable haber omitido cualquiera de sus dos primeros álbumes.
5) Sonny Rollins – “Saxophone Colossus”: uno de los favoritos de los amantes del jazz.
6) Caravan – “In the Land of Grey and Pink”: uno de los clásicos del rock progresivo.
7) Helmet – “In the Meantime”.
8) Matthew Sweet – “Girlfriend”: el disco más valorado del power pop de los 90.
9) Queensryche – “Operation Mindcrime”.
10) The Soundtrack of Our Lives: “Behind the Music” podría haber sido una excelente selección para el nuevo milenio.
11) Dream Theater: ningún álbum de una de las bandas de metal más importantes y virtuosas.
12) Dave Matthews: ningún álbum.
13) Motley Crue: ningún álbum.
14) Ben Folds Five : ningún álbum.
15) Weezer: ningún álbum.
16) The Posies: ningún álbum.

Debieron Quedar Fuera:
Aparte, del pop basura de Britney Spears y los discos que están reseñados por ser muy populares en los últimos años, la mayoría de los críticos no dudarían en dejar fuera
1) U2 – “All That You Can Leave Behind”: nada que hacer en la lista. Un álbum que no está a la altura.
2) David Bowie – “Young Americans”: muy inferior comparado con el resto de los discos de Bowie en la lista.
3) Beck – “Guero”.
4) The White Stripes – “Get Behind Me Satan”.

Por supuesto que uno podría seguir hilando más fino, pero se debe considerar que estas listas son siempre sometidas a cientos de comentarios y críticas, y no existen criterios objetivos para confeccionarlas. En todo caso, el libro es sumamente recomendable (mucho mejor que decenas de listas que he visto), y estas críticas u observaciones plantean más bien un complemento de lo que ofrece el trabajo de los autores.