miércoles, 2 de mayo de 2007

Crítica: The Nightwatchman - One Man Revolution

The Nightwatchman - One Man Revolution
Artista: The Nightwatchman (aka Tom Morello)

Album: One Man Revolution

Año: 2007

Nota: 4/10

Tom Morello, guitarrista de Rage Against the Machine y Audioslave lanza al mercado un álbum solista bajo este alias. Sin embargo, lo primero que cabe advertir es que aquí las canciones no suenan en nada a esas dos bandas.

Morello toca una especie de folk-rock con guitarra acústica y sin acompañamientos, lo que hace que se manifiesten más claramente sus insípidas melodías vocales. Además, no se logra apreciar el talento demostrado en tocar la guitarra eléctrica cuando se cambia por una de madera.

Con la excepción de uno que otro tema no hay nada que se salve. El disco salió hace una semana y ya está cosechando malas críticas. Al parecer, por acá no va el camino.

4 comentarios:

Leonardo Ortiz dijo...

Me parece que suena muy bien. Dale un chance al hombre. Es como el título del album: Revolución de un hombre. Creo que si está haciendo revolución. El mismísimo Springsteen fue a verlo en un concierto hace unos días en Atlanta junto al productor de ambos brendan o´brien. chequea este link:
http://www.accessatlanta.com/blogs/
content/shared-blogs/accessatlanta/
peachbuzz/entries/2007/06/22/
the_boss_steers.html

Se trata de canciones de protesta.
Letras que hablan de la clase obrera en Estados Unidos, de la explotación de latinos en industrias gringas en la mismísima latinoamérica, del mendigo del Sueño Americano, de los niños enviados a la guerra y de la lucha diaria de cada uno de los hombres y mujeres que fueron dejados de lado por esa maquinita que no para hasta machacarte llamada sistema... y de verdad lo vive pues en septiembre del año pasado fue arrestado por manifestar en defensa de unos trabajadores latinos. Escribe: "tom morello arrested" en google.

Saludos desde Venezuela.

Gallego dijo...

Tom Morello es un verdadero genio de la guitarra, y eso no lo puede negar nadie que haya tenido el placer de oír sus espectaculares trabajos en Rage Against the Machine y (en menor medida) en Audioslave. Tom Morello es un artista que podría haberse forrado sin despeinarse, sacando un disco en el que hiciera lo que mejor saber hacer y dándole la buena promoción que cualquier sello discográfico hubiera estado dispuesto a ofrecerle con los ojos cerrados.

Pero Tom Morello también es un tipo particular, y ha mandado todo eso a tomar viento, para publicar bajo el nombre de The Nightwatchman un disco de folk puro y duro, en el que vuelve sobre los caminos que empezó a recorrer cuando se inició en todo esto: la música de protesta. No esperéis encontrar en él los impresionantes riffs de guitarra y las virguerías técnicas con las que tanto nos ha deleitado, pues en este álbum se acompañará únicamente de una solitaria guitarra acústica, a la que esporádicamente se unirá algún piano o percusión de forma discreta.

Y algunos se preguntarán: ¿por qué ha hecho esto? Bueno, lo cierto es que Morello lleva protestando con su música folk desde hace ya muchos años, pero ha sido ahora cuando ha decidido llevar sus incendiarias proclamas hasta todos los oídos posibles por medio de este trabajo, cuya principal virtud son las comprometidas y comprometedoras letras, en las que con su poco favorecida voz, el neoyorquino no deja títere con cabeza.

Naturalmente, el no entender inglés se presenta aquí como una importante barrera para apreciar el valor de este álbum, pero os digo ya que es posible encontrar en Internet casi todas las canciones traducidas a nuestro idioma, aunque bien es cierto que en tal caso pierden mucha de su fuerza. También habrá quien directamente no esté de acuerdo con las ideas de dichas letras, y en tal caso ya sí que no tendrán razón para oírlo.

Pero no os creáis que musicalmente es un mal disco, ni mucho menos. Es cierto que resulta muy sencillo, y que tiene algunas canciones más bien flojas, pero en líneas generales las composiciones son muy agradables al oído, destacando temas como The Road I Must Travel, Battle Hymns o The Garden Of Gethsemane. Los seguidores de Tom Morello deberán olvidar quién es a la hora de acercarse a este disco, pero si se le presta la suficiente atención, difícilmente podremos sentirnos decepcionados con él.

Rodrigo Malandre dijo...

Respeto las opiniones diferentes. Para mí lo primero es la música y no las letras aunque estas pueden ser un buen acompañamiento y complemento. En el caso del disco de Morello, falla la música y la voz tomada como otro instrumento es débil y limitada, así como las melodías vocales.

Creo que hay muchísimos discos que rescatan el folk con un resultado mucho más interesante.

Oscar dijo...

Lejos lo peor que he escuchado