viernes, 27 de julio de 2007

Orson Scott Crad: Un Maestro de la Literatura


Acabo de terminar de leer mi noveno libro de Orson Scott Card y sus 500 páginas me tomaron menos de 5 días de lectura en traslados de micro, noches y cuanto momento libre tuve. El apasionante libro en cuestión es La Voz de los Muertos, que recibió el Premio Nébula de 1986, el Hugo de 1987 y el Locus de 1987 (para los lectores de ciencia ficción estos premios no deben ser desconocidos, para el resto… bueno, pinchen los links).

En La Voz de los Muertos se plantea el desafío del entendimiento y la convivencia pacífica entre distintas inteligencias: la humana y las alienígenas, además de los dramas humanos de la culpa, el dolor y la redención.

Debo reconocer que al no ser particularmente religioso me causa curiosidad el impacto que me produce la lectura de estas novelas escritas por un mormón practicante que trabajó 2 años como misionero en Brasil. Muy pocos autores tienen una pluma tan bella y son capaces de tratar la espiritualidad, el humanismo y la magia con tanta emoción y profundidad.

El único autor del cuál he leído más libros que de Orson Scott Card es otro grande de la Ciencia Ficción, Isaac Asimos. Sin embargo, si lo apasionante de Asimos es su lógica, sus extrapolaciones científicas y su aproximación hacia la inteligencia artificial, lo de Scott Card radica en la emoción y el tratamiento de lo humano siempre recubierto de un manto mágico.

Este escritor es venerado en los círculos de Ciencia Ficción, aunque sus historias bien podrían apelar a un público mucho mayor. Entre sus obras destacables, se encuentran la saga de Ender y la de Alvin Maker. Si tuviera que recomendar dos puntos de partida me quedaría con los premiados libros El Juego de Ender y Alvin Maker II: El Profeta Rojo.