sábado, 4 de agosto de 2007

John Cusack y sus roles existenciales


Cada cierto tiempo John Cusack encarna personajes que se caracterizan por ser personajes con dudas, tendencias depresivas o a la ensoñación. Sujetos que parecen comunes y corrientes, pero poseen una veta de auto-análisis o existencialismo que los tiñe de diálogos interesantes y una cuota de sentido tragicómico.

En 1989 inaugura esta veta bajo la dirección de Cameron Crowe en la película “Dí lo que Quieras” (Say Anything) encarnando a Lloyd Dobler, un recién graduado del colegio que no sabe qué hacer con su vida, salvo pasar su vida con la estudiantes más brillante de la clase. Dobler es un tipo decente y preocupado por las personas que lo rodean. Cuando el padre de la chica le pregunta que quiere hacer con su vida contesta algo como: “No sé. Sólo se que no quiero tener una carrera que se base en vender, comprar o procesar algo. No quiero procesar nada comprado o vendido. No quiero vender nada procesado o comprado ni quiero comprar nada que haya sido vendido o procesado. Mi padre está en el ejército y quiere que me enliste, pero yo he pensado en el Kick Boxing. Es un nuevo deporte y creo que tiene futuro”. Inadecuación total. La escena más memorable es cuando se planta afuera de la casa de su enamorada con una radio sobre su cabeza poniendo a todo volumen “In Your Eyes” de Peter Gabriel.

En 1997, en Grosse Pointe Blank encarna a Martin Blank, un tipo que deja botado a su polola del colegio (Minnie Driver) para la fiesta de graduación y desaparece de la ciudad sin decirle nada a nadie. 10 años más tarde y convertido en un asesino profesional vuelve a Detroit a completar su último trabajo antes de retirarse, a asistir a la reunión de graduados y a ver a su ex. En la cinta el personaje de Cusack asiste a terapia psicológica con un psiquiatra que no lo quiere atender, y se llena de inseguridades a la hora de enfrentar la reunión de ex alumnos.

En 1999 en Pushing Tin, Cusack representa otro personaje colapsado. Se trata de un controlador de tráfico aéreo (probablemente el trabajo más estresante del mundo) en el cuál el es el as hasta que llega el personaje de Billy Bob Thornton que le quita sitial de controlador estrella frente a lo cual el personaje de Cusack pierde el control y sufre de un ataque de ansiedad.

El 2000, el Cusack representa su rol de culto por excelencia, Rob Gordon, en Alta Fidelidad (High Fidelity) llevando la novela de Nick Hornby al cine. Gordon es el endeudado dueño de una tienda de discos de vinilo en una calle con un mínimo de transeúntes en Chicago. El personaje es un melómano, que recién es dejado por su polola y se sumerge en una depresión que lo lleva a relatar la historia de su vida a través del filtro de rechazos, abandonos y corazones rotos. A Gordon se le ocurre contactar a las 5 mujeres que más fuertemente le han roto el corazón en su vida para buscar una explicación a su sentimiento de condena a ser abandonado. En la cinta abundan las reflexiones existenciales, los monólogos, los pensamientos de lo que debería haber dicho, de lo que estará haciendo su ex, etc.

El 2001 vendrían 2 comedias de regular calidad, America’s Sweetheart y Serendipity. En la primera, Cusack encarna a un actor casado con Gwen Harrison (Catherine Zeta-Jones) quienes formaban la pareja favorita de Estados Unidos hasta que él la descubre cenando románticamente con un actor español en un restaurante emprendiéndolas en su moto contra la ventana del local, para luego internarse en un sanatorio mental en búsqueda de paz interna. La pareja es convencida de promocionar su última película durante un fin de semana en un lujoso hotel perdido en el desierto. Ahí el personaje de Cusack sufre los cuestionamientos internos, las dudas, anhela regresar con ella hasta que se da cuenta que es una persona horrible.

En Serendipity, la trama es algo más simple. Su personaje conoce por accidente a una hermosa mujer (Kate Beckinsale) y si bien se gustan mutuamente ella decide que si tienen que estar juntos el destino los unirá, por lo que anotan sus nombres y direcciones en un billete él y en un libro ella, pero no se los entregan mutuamente. Años después Cusack está a punto de casarse, pero no deja de pensar en ella. Ha ojeado el libro en cuestión (El amor en tiempo de cólera) en todas las librerías de la ciudad y decide que antes de casarse debe encontrar a esta mujer y hace lo indecible por encontrarla.

Por último, está su rol del 2005 como Jake en Must Love Dogs. Un tipo con el corazón roto que se dedica a fabricar botes de madera que no se venden, que habla atropelladamente en forma algo nerviosa haciendo alusiones al cosmos. En síntesis un tipo decente con cuestionamientos existenciales que se enamora nuevamente.

Entre estas películas hay un sentido de continuidad dado por actores que se repiten, dando la impresión de que Cuscak se juntara con sus amigos a trabajar, como si las películas fueran la continuidad de una vida tanto dentro como fuera de la pantalla. Jeremy Piven aparece en Say Anything, Grosse Pointe Blank y Serendipity. Su hermana, Joan Cusack, tiene roles en Groose Pointe Blanke, Alta Fidelidad y Say Anything. En estas dos últimas también participa Lili Taylor. En Alta Fidelidad y America’s Sweetheart se repite Catherine Zeta-Jones.

Cusack se ha vuelto un ícono que identifica al hombre común y corriente, decente y preocupado por el resto que le busca un sentido a la vida, que sufre de inseguridades, dudas y neurosis, pero que es capaz de jugarse el todo por el todo por las personas que ama y las ideas en que cree.

2 comentarios:

Denise Jara Córdova dijo...

creo que he visto todas en las que sale.. mi mejor amiga era fanática de el ...
hay 2 que me gustan mucho y no nombraste... tribunal en fuga..grandes actuaciones.. y identidad, donde un grupo de 10 personas una noche de tormenta terminan en un motel.. donde van siendo asesinados uno a uno.. y se dan cuenta que todos tienen algo que los relaciona.. es super poco conocida..pero bastante buena y con hartos cliches..

Malandre dijo...

No vi tribunal en fuga. En "identidad" también hace de un tipo decente, pero es poco existencial el rol, por lo que no la mencioné.

Otra película donde también hace de un tipo coin principios es City Hall, donde hace de brazo derecho del Alcalde de Nueva York (Al Pacino). Es bastante buena la película.