lunes, 22 de octubre de 2007

Perdidos en Tokyo: Película y Música

Perdidos en Tokio (Lost in Translation) es una pequeña joyita tanto cinematográfica como musical.

La película dirigida por Sofia Coppola está ambientada en Tokio donde un actor de cine entrado en madurez, Bob Harris (Bill Murray) y Charlotte (Scarlett Johannson) se conocen casualmente, mientras ambos viven períodos de aislamiento y vacío. Ambos tienen problemas en sus matrimonios y se hallan en una ciudad de lengua y costumbres extrañas que pone de relieve su soledad.

El film está basado en un desarrollo sutil donde lo que ocurre es inclkuso más importante que los diálogos. Uno es capaz de percibir como se desarrolla una atracción romántica, como se experimenta el sinsentido, la incomprensión y la observación de lo extraño sin que sea dicho en palabras, sino más bien a través de lenguajes corporales.

En cuanto a la banda sonora, se manifiesta una coherencia en torno a un sonido más bien ambiental, algo minimalista con electrónica sutil, destacando la participación como solista de Kevin Shields, quien fuera líder de una de las bandas más importantes de principios de los 90, My Bloody Valentine. Incluso la banda sonora incluye una canción de la mítica banda británica. Acompaña también el tema más clásico de los Jesus and Mary Chain, la dulce y ruidosa “Just Like Honey”. Entre las curiosidades se incluye una versión cantada en Karaoke de Bill Murray para el tema “More Than This” de Roxy Music, “Kaze Wo Atsumete”, de Happy End, una de las pocas bandas japonesas que han cruzado fronteras occidentales. Lo más moderno va por el lado de “Too Young” de Phoenix y las inclusiones electrónicas de Seabstien Tellier, Air y Squarepusher.

En síntesis, una muy interesante banda sonora que expande fronteras, guardando coherencia interna para acompañar una bella película.


3 comentarios:

musicanniversary dijo...

Gran película y gran BSO. Muy buena crítica de ambas.

Anónimo dijo...

...de nuevo? Deja de aparecer en mis sueños...

Malandre dijo...

¿Qué onda?
Mensajes anónimos muy cuáticos e intrigantes.